Página dedicada a mi madre, julio de 2020

XL. DEL GRIEGO, DE SEMÓNIDES [1]

     Todo acto mundano
Está en poder de Júpiter, oh hijo,
Quien, según su voluntad,
Todo lo dispone.
Mas nuestra ciega mente
Por un largo mañana pena y sufre,
Aunque la vida humana,
Según el cielo fija nuestra suerte,
Dura de un día a otro.
La hermosa esperanza a todos nos nutre
De semblanzas felices,
Por lo que cada uno en vano se fatiga:
Uno espera amiga
La aurora; otro, la vida,
Y ninguno vive en la tierra
Cuya mente no confíe
Que mañana Pluto y los otros dioses
Con él serán blandos y piadosos.
Mas antes que la esperanza llegue a puerto,
A este lo alcanza la vejez
Y a aquel un mal se lo lleva al oscuro Lete;
A este el rígido Marte, a aquel las olas
De los mares lo arrastran; otro, agotado
Por negros afanes, o con cruel lazo
Al cuello, se refugia bajo tierra.
Así un raudal fiero
Y diverso de mil males
Agita y destruye a los míseros mortales.
Mas por sentencia mía,
Hombre sabio y libre del común error
Sufrir no soportaría,
Ni les ofrecería tanto amor
Al dolor y a su propio mal.

 

[1] Semónides de Amorgos.

©Todos los derechos reservados. Desarrollado por Centro Informático Millenium